La demanda boliviana de acceso soberano al Pacífico y el interés de Chile

sergio bitarSergio Bitar

Tantos intentos infructuosos para hallar una fórmula satisfactoria de salida al mar a Bolivia han dejado en Chile el sabor del escepticismo.
En un momento pensé que Bolivia podría aceptar una zona franca, sin soberanía territorial, aunque con soberanía administrativa, en territorio no comprometido en el Tratado de 1929, es decir, al sur de Camarones.
Esta modalidad se exploró en los gobiernos de Frei y Lagos, con Sánchez de Lozada, Bánzer y Quiroga, a partir del proyecto boliviano de exportar gas natural por puertos chilenos e industrializar ese gas, garantizando que el valor agregado quedase enteramente en manos bolivianas.
En Chile hay quienes se imaginan que esta fórmula podría ser sucedánea de un acceso soberano al Pacífico. Estoy convencido que ello no sería aceptable en Bolivia, no daría solución, y generaría, a la larga, en caso de llegarse a un acuerdo, nuevas demandas y tensiones. Si se implantara tal esquema de concesión al sur de Camarones, a poco andar nuestros vecinos exigirían más superficie y plantearían la soberanía de los territorios concesionados en medio de territorio chileno, lo cual es imposible de conceder por nuestro país. Lejos de resolver la discordia, se iniciaría un ciclo de demandas ascendente por superficies mayores y sus consiguientes proyecciones marítimas, avivándose expectativas hoy inexistentes.
El otorgamiento de una concesión en territorios al sur de Camarones y en torno a Iquique, indudablemente proporcionaría a Bolivia beneficios económicos, pero no satisfaría las acendradas aspiraciones por soberanía que alberga el alma de los bolivianos. A la inversa, la fórmula del corredor de la frontera con Perú podría complacer la demanda de soberanía, pero no redundaría en beneficio económico alguno parar Bolivia.
Ante tal encrucijada, ¿cómo superar este doble impasse? ¿Debe Chile proponer una salida? Y de hacerlo ¿ cuáles serían las condiciones mínimas de reciprocidad para que sea políticamente factible?
Pienso que Chile debe tomar iniciativa, y la propuesta debería incluir dos partes:
un corredor terrestre por la línea de la Concordia, con proyección marítima, y una zona concesionada económicamente útil, sin soberanía, al sur de Camarones y al norte del río Loa. Y esa fórmula debe tener compensación territorial.

Seguir leyendo: Chile-Bolivia. Propuesta salida soberana

Fuente: http://www.bitar.cl/publicaciones/la-demanda-boliviana-de-acceso-soberano-al-pacifico-y-el-interes-de-chile

Comments are closed.