CAMBIÓ LA VIDA – Punta Arenas

“Me fui para arriba”, resume la horticultora María Soledad Queduman Cárcamo cuando habla de su experiencia en Chile Emprende. Actualmente es la vicepresidenta del Consejo Público-Privado del Territorio Punta Arenas. Lleva siete años dedicada a la horticultura en su parcela cercana a la ciudad y desde hace cuatro participa en el programa. “Ahí cambió mi vida, que fue en constante progreso”, señala esta emprendedora campesina magallánica de 49 años.

Para llegar a la parcela de esta dirigente de la agrupación indígena Way Wen (Vientos del Sur) y de la agrupación de agricultores “Tierra Bendita”, hay que cruzar Punta Arenas hacia el sector poniente, y desplazarse unos 8 kilómetros del centro de la ciudad. Allí está el terreno que Queduman trabaja para la producción de hortalizas y verduras junto a su grupo familiar.

“Antes trabajaba en mi parcela y en una pesquera, pero no me alcanzaba para vivir junto a mi familia. Pero hoy puedo planificar todas mis acciones, y eso ha sido un alivio, pues antes tenía mucha incertidumbre respecto a mi futuro”, dice.

A la vista están los cuatro invernaderos y un quinto en construcción que se levanta en el terreno de una hectárea que posee esta emprendedora, también usuaria del Indap.

Relata que anteriormente sólo sembraba papas. Ahora es distinto, pues cultiva en invernadero lechugas, acelgas, pepinos, zanahorias y cilantro, entre otros. Su producción es comercializada en los mercados locales, dejando atrás la venta casa a casa que por años efectuaba por las calles puntarenenses.

Capturar oportunidades
Iris Vásquez Bahamonde, directora de Sercotec Magallanes y Antártica Chilena, ha debido orientar a públicos y privados en Chile Emprende. Destaca que se logró comprometer de manera creciente la participación de las instituciones socias, y de otras de la red de fomento que inciden directamente en los sectores productivos. Los actores públicos y privados lograron visualizar el desarrollo de los territorios y capturar oportunidades para las empresas de menor tamaño. En suma, esta iniciativa logró posicionarse, siendo reconocida tanto en el territorio como a nivel de gobierno regional.

Cultivo hidropónico
Gracias al incremento en sus ingresos, Soledad Queduman pudo ir en gira tecnológica al Perú para conocer el cultivo hidropónico de hortalizas, que a futuro y con ayuda del Estado pretende iniciar. Participa en la Feria Agrícola que funciona en Punta Arenas, en sociedad con otras mujeres bajo el alero de Sercotec. Han logrado excelentes resultados, inesperados para ellas. La mayor dificultad que enfrentan es el rigor del clima magallánico. El viento, la lluvia, la escarcha y la nieve en invierno son sus mayores enemigos. Pero dice que así es la vida en esas latitudes y hay que enfrentar las adversidades sin rendirse, pues eso hace más meritoria su labor.

Deja un comentario