ELECCION DE LOS CONSEJEROS REGIONALES POR LA CIUDADANIA

MAYOR LEGITIMIDAD DE GORES, PERO ¿MAYOR PODER?

 

Julio Ruiz Fernández

 

La ciudadanía y las regiones del país claman por mayor descentralización. La última encuesta de Adimark de agosto último  muestra  que el 71% de los encuestados desaprobaba la gestión del gobierno en descentralización y el 21 % la aprobaba. Este rechazo a la falta de descentralización efectiva ha sido reiterativo en todas las últimas encuestas de Adimark.

 

Por ello, aunque demoró exactamente un año y seis meses, es positivo que Gobierno del Presidente Piñera haya presentado el proyecto de ley para  que los Consejeros Regionales sean elegidos por la ciudadanía, cumpliendo así el mandato constitucional aprobado el 2009.

 

La elección directa de los Consejeros Regionales, significa un paso democrático, que va a permitir darle mayor legitimidad a las autoridades regionales. Esto porque se propone un sistema de representación proporcional, el mismo que se utiliza para la elección de concejales, lo que permitirá la existencia de listas de candidatos y cada una de ellas podrá ser representada por uno o más partidos políticos y/o independientes.

 

Además, se resguardarán las representaciones territoriales, razón por la cual, se considerará como regla general la provincia como una circunscripción electoral, excepto aquellas que cuenten con más de 500 mil habitantes, casos en los cuales podrá haber más de una circunscripción

 

Dicho proyecto, irá acompañado por un segunda iniciativa legislativa referida a transferencia de competencias a favor de los gobiernos regionales, cuyos contenidos, según trascendidos gubernamentales, incluirían las siguientes materias: transferir un conjunto de competencias a los Gobiernos Regionales (Gore), perfeccionando algunas que ya están ejerciendo por impulso de las administraciones pasadas, como las de planificación y ordenamiento territorial,  y definiendo los distintos mecanismos para el traspaso de competencias, funciones, atribuciones y programas desde los ministerios y/o servicios públicos a uno o más Gores, desechando al parecer haber establecido un conjunto de competencias exclusivas de los GORES y  otras de naturaleza compartidas con los niveles centrales y/o locales que hubieran facilitado los procesos efectivos de transferencias de competencias mediante convenios entre ministerios, gobiernos regionales y municipios, flexibilizando con ello la administración publica chilena.

 

No obstante, según informa SUBDERE en su página web, esta iniciativa  incorpora  elementos de flexibilidad administrativa, posibilitando la creación de hasta tres nuevas divisiones en su estructura organizacional, según el nivel de actividad y ejercicio de nuevas funciones que les sean transferidas. Se crea además, la figura de Administrador Regional que anteriormente había ya sido rechazado en el Congreso Nacional, y junto con ello se establece que los cargos directivos de importancia serán seleccionados mediante el Sistema de Alta Dirección Pública.

 

Por otro lado, se establece que, en materia financiera, el Gore será el responsable de aprobar el proyecto de presupuesto regional y el anteproyecto regional de inversiones. También se establece la obligatoriedad del cumplimiento de los convenios de programación tanto con los ministerios como con las municipalidades de la región.  Sin duda, estas tres medidas constituyen una avance  significativo del mayor peso regional respecto de lo nacional sectorial en materia presupuestaria y de inversiones. Sin embargo, es en este contexto también que se quitaría a los CORES sus atribuciones de resolver los proyectos específicos de inversión que contemplaría el presupuesto del GORE, siendo una facultad a determinar por el ejecutivo del GORE. El CORE sólo aprobaría marcos presupuestarios.

 

La cuestión a dilucidar y resolver es si esa facultad del ejecutivo regional radicará en el Intendente, que representa el poder central en la región, o en el Presidente del Consejo Regional, que representa, por medio de elección popular y elección de sus pares, la voluntad de la comunidad regional en los asuntos justamente regionales. Si es lo primeo, ello significaría un retroceso y una primacía del poder central sobre el territorial o regional, si es lo segundo, nos encontramos ante una efectiva revolución descentralizadora como ha prometido el Presidente Piñera. Próximamente se aclarará este delicado asunto y la transparencia de las iniciativas adoptadas o la existencia de las llamadas “letras chicas”.

 

Por último, como se indicaba anteriormente, el Intendente ya no será quien presida el Consejo Regional, sino que será un consejero elegido entre sus pares con mayoría absoluta, el que asumirá esta labor. El punto es si esta nueva autoridad electa por la comunidad y sus pares, tendrá alguna real atribución ejecutiva ante el Intendente representante del poder central en la región.

 

Con todo, estas iniciativas legislativas, brindan una nueva oportunidad para que las regiones, sus líderes y comunidades, se constituyan en un verdadero sujeto (y no sólo objeto de lo que otros resuelvan por ellas) del proceso transformador que en materia territorial Chile anhela y necesita para alcanzar su meta de desarrollo.

 

La invitación es que se conformen instancias de concertación por la descentralización de cada región con la participación de líderes políticos territoriales (regionales, municipales), provenientes del mundo privado (cámaras y asociaciones empresariales), del mundo de la educación (universidades regionales, movimiento estudiantil) y social en general (organizaciones sociales y laborales) con el propósito de empujar los procesos de descentralización que se debatirán en el Congreso Nacional, observar las posiciones y votaciones reales de los parlamentarios que representan a las regiones e informar a la opinión pública de sus posiciones y conductas, a la luz de las futuras elecciones municipales y parlamentarias; promover e impulsar iniciativas regionales de “abajo hacia arriba” de descentralización, emulando las iniciativas en curso que se están desarrollando en el país.

 

 

Deja un comentario