EL PAÍS QUE YO QUIERO

Carlos Gallardo Herrada, dueño de Forestal Pallilemu, Traiguén, es un ingeniero forestal santiaguino que llegó a la zona a trabajar a una empresa del rubro. La cercanía de los árboles no le impidió ver un bosque de extraordinarias posibilidades de progreso y crecimiento. Se independizó. Su espíritu emprendedor le hizo ver de inmediato que el retorno de la producción forestal, rica en materia prima para celulosa y aserraderos, podía mejorarse incorporando valor a la madera en bruto, que hasta hoy se comercializa en trozos, para aserrar y convertirla en pulpa.

Gallardo sabe que “meterle mano, cerebro y corazón” a la madera es un paso superior del desarrollo y que viene por delante. Por ahora, además de operar exitosamente con los productos del bosque junto a sus siete empleados y cuatro camiones en su Forestal Pallilemu, participa en la Agrupación de Empresarios de la Madera del Territorio de Nahuelbuta y, como tal, en las Mesas del Chile Emprende, donde manifiesta sus ideas y genera adhesiones.

Se siente absolutamente identificado con el programa porque, dice, “es una iniciativa territorial que maneja el concepto del desarrollo económico local. Lo que uno busca con su esfuerzo, como emprendedor, es un progreso que se manifieste en el barrio. Mi sueño, y el de muchos, es propiciar un desarrollo industrial en torno a nuestros pueblos, en Traiguén, Contulmo, Lumaco, Purén, Galvarino, donde agreguemos valor a nuestras materias primas y eso debemos hacer con el recurso forestal. Ése el país que yo quiero”.

Está convencido de que se puede. “Tenemos acá buenos artesanos, existen los mercados a los cuales las grandes compañías no van a acceder, pero nosotros sí. Entonces debemos hacer una oferta de acuerdo a esas demandas” dice el ingeniero Gallardo con sentido práctico.

Del “foie gras” al turismo étnico
Purén es una de las seis comunas que conforman el Territorio de Nahuelbuta, que debe su nombre a la cordillera y parque nacional con la mejor vista a los valles de la Araucanía. En su municipio trabaja Teresa Flores Riquelme, jefa de Desarrollo Local. Afirma que en el 2009, la participación de los privados mejoró ostensiblemente. Se observa compromiso, interés y proactividad. “Podemos apuntar aquí en Purén exitosas experiencias en gastronomía en avellanas, foie gras, artesanía en tejidos, turismo étnico y agroturismo”.
En lo institucional, sugiere flexibilizar algunos instrumentos y capacitar a los privados en participación ciudadana.

Camino por recorrer
Carlos Gallardo está consciente que queda camino por recorrer. Dice que hay microempresarios que no han entendido aún en qué consiste la oportunidad que se les presenta. “Lo que más echamos de menos es que no exista una cultura asociativa”, insiste. “No hay asociaciones y gremios privados eficientes, todavía, pero ya empezamos a trabajar en eso. Queremos fortalecer la cultura del verdadero emprendimiento, porque hoy a algunos les basta con parar la olla, y eso no alcanza”, dice preocupado. “En este proceso, nos han puesto a todos en la instancia de preguntarnos qué es lo que pasa y qué estamos haciendo, y eso ya es muy valioso”.

Deja un comentario